domingo, 14 de septiembre de 2014

A DISGUSTING STORY ABOUT A WITCH

A DISGUSTING STORY ABOUT A WITCH


Hace tiempo que grabé esto. Una historia en la que my 3 kids me contaban cosas muy desagradables sobre una bruja sólo para hacerme chillar. Hablan sobre todas las cosas que saben que no me gustan (cucarachas, una bruja desnuda, pedos,...) y al final me preguntan cuál es mi parte favorita (que es lo que yo suelo preguntarles cuando les cuento historias).

Unfortunatelly, sólo grabé el final, pero más o menos se entiende de que iba el cuento que se inventaron... nada bueno, claro...

Suerte!!!

martes, 12 de agosto de 2014

Do you want to be my friend?

 Do you want to be my friend?


Hola pequeño y selecto grupo de lectores. Llevo casi dos meses sin publicar nada, y como no soy de poner excusas, no os contaré todos los motivos. Si os diré que hemos estado de vacaciones en varios sitios (Grazalema, Logroño,...), de los que sólo uno tiene algo de relación con el inglés.

Este año decidimos practicar inglés dentro de nuestro país, principalmente por un tema meteorológico... y en parte gastronómico. Buscando en Google como si fuera un “guiri”, hace tres meses encontré un hotel en la Costa del Sol en el que la mayoría de la clientela es angloparlante y en el que la animación para los peques, según algunos foros es especialmente buena. El primer día en el hotel (de una cadena irlandesa), en la costa de Benalmádena, me di cuenta de la dificultad de mis hijos, y del resto de niños en la piscina para hacer amigos, así que le dije a la mayor (8 y.o.) que se presentase a algunas niñas de su edad que también estaban jugando solas o con sus hermanos. La forma de presentarse, simplemente no funcionó. Esto de: “Hello my name is...” o aquello del “What's your name?” servía para hacer amistades de 20 segundos, así que le dije: “¿Do you see that girl? Go and tell her if she wants to be your friend”. Mi maravillosa hija es tan tímida como su padre a veces así que no paraba buscar excusas para no hacerlo hasta que le prometí que, si lo hacía, nadie iba a decirle que no. ¿Cómo le vas a decir a alguien si quiere ser tu amigo, simplemente para jugar, y te va a decir que no? Eso es imposible.

Dicho y hecho. Al final de la semana tenía más amigas irlandesas que yo seguidores en Facebook (quería dejar constancia de que tras 3 años de blog sois 21, antes de que el número empiece a crecer exponencialmente).

No sé a qué edad decidimos los adultos dejar de jugar, ni cuándo perdemos la capacidad de sorprendernos, pero creo que los adultos debemos jugar y hacer amistades diferentes para mantener el bienestar físico y psíquico. Con la ingenuidad y la ternura de un niño es super fácil hacer amigos. Venga, yo voy a ponerme ahora mismo. Do you want to be my friend?

Suerte!!!